domingo, 16 de julio de 2017

El dormitorio 1


Verán, a veces durante la semana pienso qué voy a publicar el domingo. Pero a veces, llegado el domingo, me siento delante del ordenador sin tener idea de lo que voy a hacer.

Y hoy es uno de esos días. A mayores he tenido unos dos últimos meses estresantes donde los haya y me quedó poco espacio para las minis.  Y a más a más, la ausencia de intercambios continuos como que me desmotiva para explorar nuevos territorios, mi casa no da para mucho más ...

Pero hoy, mientras hacía yo de barredera por ahí fuera, recordé que es día del Carmen. Y, ineludiblemente, el día del Carmen recuerdo a mi padrino. Bueno, quizá no recuerdo a mi padrino - apenas tuve más trato con él - sino el ritual que cada día del Carmen seguía mi padrino.

El hombre era hermano de mi abuelo Trelles y trabajaba para mi abuelo, que era dueño de camiones de transporte y de autobuses. Desde que tuvo un accidente con una rueda que de dejó un surco vertical en la frente poco más que hacía que ir de cobrador en los buses. Sin horario, eso sí. Y una de las líneas imprescindibles era la ida y venida desde distintos puntos lugareños a la feria del Carmen de Bayo, hoy Baio, que debía ser muy importante.

Y yo, siempre para el Carmen estaba en casa de mi abuelo Trelles. Así, la víspera, mi padrino venía con un palito a medirme el pie. Bueno, en realidad a medírmelo a mi y a mi prima Mari de Zás, unos meses más pequeña que yo, yo era Mari de León o Mari de Castilla. A veces incluso nos levantaban de la cama para la medida, si mi padrino llegaba tarde de trabajar, pero siempre era el mismo ritual.

Y el hombre se iba con sus palitos a la feria y al día siguiente llegaba con un par de zapatos para mi prima Mari de Zás y un par de zapatos para mí. Ni que decir tiene la emoción con que le esperábamos durante todo el día, al menos yo ...creo que el amor por los zapatos de viene de ahí ...y quizá la fustración de no haberme podido poner nunca los que me gustan. Lo dejaré en casi siempre, aún recuerdo mis primeros zapatos de tacón, verde pistacho, abiertos en el talón y de punta cuadrada ...

Porque en aquel entonces, la cosa era cruzar los dedos para que mi padrino hubiera tomado bien la medida, porque si no era así ...tocaba sufrir todo el verano, aquellos zapatos de la feria no tenían vuelta atrás ...y años después los problemas los ponían mis pies...chaparritos como yo misma, cortos y anchos y con el empeine muy alto, o sea ...pero de entonces, de aquellos Carmenes, recuerdo aún unas sandalias de colorines, trozos de piel de colores cosidos como en puzzle ...

Así, me dije hoy:  con zapatos ...? hummm...pues publicaré el dormitorio de Casa Violeta, cuya primera foto que tengo para enseñar es de mayo de 2016, a veces no soy tan rápida. Porque ya lo vieron al principio, este dormitorio tiene en primer plano unos lujosos zapatos de Eloisa, aún en su caja... Y además, tiene una luz tenue, casi ridícula y deprimente, que es muy parecida a la luz que en aquellos años de mi infancia había en casa de mi abuelo :




( el dormitorio está en la vertical del salón y se accede a través de las escaleras que parten del salón, así que me pareció que tenía que conservar la misma barandilla ...)

Ufff...y llegados a este punto creo que añadir 30 fotos semi-explicadas sería abusar del tiempo de ustedes, así que enseño una panorámica y lo dejamos para otro día ...


Me doy cuenta además de que era un clásico de este blog un sorteo del Carmen, y este año lo olvidé...pero como eso tiene fácil arreglo, entre los comentarios a este post haré un sorteo ...no se muy que cosa ...lo comentaré con la persona ganadora ...ok?







domingo, 9 de julio de 2017

... y OESTE


En el post anterior les enseñé un cuadrito, ESTE, que en un principio iba destinado a la nueva casa de mi hija mayor. Pero a ella no le gustó.

Asique decidí quedármelo, y como por el tamaño no es de colgar en solitario y tenía yo además un segundo cuadrito de ikea en espera, y un segundo juego de contraventanas, decidí armarle una pareja.

Pero no bien avenida. El polo opuesto. el Oeste.

Estuve dudando antes si llamarles Norte y Sur o Yin y Yan, pero decidí que Este y Oeste eran el mejor bautizo que podía darles ...

Y de esa manera tomé mis cartones de huevo archivados y me puse una tarde a ello ...


                     Este Oeste es además gallego, necesariamente con verde y hortensias...




Y los dos juntos, esperando pared:


y sirviendo de fondo en la chimenea a mi DonNadie y su nueva compañera, aunque eso es historia de otro día...


...el sillón relax me llega de Marla, que me lo envió a cambio de un mueble de comedor que ella necesitaba y yo tenía ...


domingo, 2 de julio de 2017

Este...



Muy breve hoy, sólo para no faltar a mi cita semanal ...


Porque es el caso que estamos de mudanza. Mi hija mayor se traslada y no queda otra que arrimar el hombro, propiamente dicho en este caso.


Con tal motivo, una tarde de domingo de estas pasadas se me ocurrió prepararle un cuadrito para su nueva casa, sólo fuera para hacer juego con uno que hace tiempo le hice en el mismo cuadro, esos de ikea que tienen fondo, ya saben...


Así que rescaté uno de mi cajón desastre y me puse a ello, con elementos bien contados esta vez : unas contraventanas que me traje de la pasada feria de Oporto y unos geranios, el resto, chapa y pintura, bueno y unas maderillas para armar el recercado de la ventana, sólo eso ...









                   Tan rápida fue la cosa que ni buenas fotos hice sin cristal, pero es lo que hay ...




El suelo definitivo de la acera es el de pizarra, el que sale en la foto de arriba fue una prueba anterior


Y para la habitación de Martin preparamos entre él y yo su puerta del ratoncito pérez. En realidad tuneamos una que le habían regalado simplemente pintada en un azulón eléctrico muy chocante, que aunque a Martín le gustaba era un poco cantoso. Así yo la repinté a sus espaldas y luego entre los dos la rematamos con esa pequeña plataforma para colocar un buzón que, por supuesto, se abre para colocar el diente







la guirnalda de flores está montada sobre un textil que había en mis cajones y las flores las preparó Martin y decidió su colocación alternando flores, corazones y estrellas ...de entre todos los adornos posibles que le ofrecí para la puerta eligió esa preciosa corona azul, de Angeles Calvache.


Eso sí, por el interior Martin personalizó su puerta, no fuera el ratón pérez a pensar que tenía que traerle el regalo a otro niño ...



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...